Fútbol es basura II

1024px-Charles_Green13
Charles Green: The Gordon Riots, ca. 1870. Private collection.

“El fútbol ya es mucho más el desmán en las tribunas, las intrigas en los vestuarios, las maniobras en los escritorios que ese juego sencillo y monótono. El fútbol es basura, y vivimos en ella. Hasta la próxima muerte.” HB.

Decíamos ayer que el fútbol ya no necesita estímulo alguno para convertirse en barbarie, ya que es parte de ella y aun es ella: un cotejo entre equipos de larga rivalidad es profecía de escándalo, vandalismo y abyección. Jugáronse varios encuentros en cierto país de América del Sur este antiguo domingo. Ninguno escapó a la ley de hierro del fútbol: la sangre. Un hombre es acusado de pertenecer a una parcialidad enemiga: golpeado, humillado, desnudado, es arrojado a las calles. La policía lo salva trabajosamente de una muerte atroz. Un hombre discute con sus vecinos por los incidentes de un match: es molido a palos y se arroja una piedra en su cabeza cuando yace en el suelo. Moribundo, es llevado a un hospital. Quizás no sobreviva.

Un hombre y su hija celebran la victoria de su equipo. Otro hombre envidia esa efímera felicidad y decide vengar algún sentimiento herido con una carabina: una bala roza a la niña y otra destruye el pecho del padre. Llega sin vida al hospital. Ha sucedido la próxima muerte: entre ambas ha transcurrido menos de un mes. La prensa dedica al asesinato unas cuantas olvidadas líneas; las ejecuciones del fútbol son cuestiones, a estas alturas, folclóricas. La que sigue no se hará esperar. Hasta la próxima muerte.

HB

Categories: Impurezas

Hadrian Bagration

Hadrian Bagration is a humble and avid reader and perhaps an author. He pleads guilty to a few titles. He is also an enthusiastic but somewhat negligent follower of such intellects as those of the early Sartre, Albert Camus, Harold Bloom, Jorge Luis Borges, the French encyclopaedists, epistemologist Mario Bunge, Richard Dawkins and the insufferable (in today's ludicrous politically correct view) paleontologist Peter Ward. Beyond the above, and besides a vague vital skepticism and abhorrence of the cult of zeal, he is known for being unremarkably collected.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s